Bereshit 1:28-31 – La bendición y el mandato de יהוה

https://bienvenidoalorigen.wordpress.com/2017/01/29/bereshit-comentario-capitulo1-bereshit-1-28-31-la-bendicion-y-el-mandato-de-YHVH

BERESHIT 1:28-31
LA BENDICIÓN Y EL MANDATO DE יהוה


Bereshit 1:28-31 – Y Elohim los bendijo, y Elohim les dijo: “—Fructificad y aumentad, y llenad la Tierra y conquistadla; y dominad en los peces del mar, en las aves de los Cielos, y en todo viviente que repta sobre la Tierra.”  Y Elohim dijo: “— ¡Mira! A vosotros os doy toda planta sembradora de simiente, que está sobre la faz de toda la Tierra, y todo árbol frutal; el fruto del árbol sembrador de simiente os será para alimento. Y para toda vida de la Tierra, y para toda ave de los Cielos, y para todo reptante sobre la Tierra en que hay aliento de vida, toda planta verde les será para alimento.” Y fue así. Y Elohim vio todo lo que había hecho, y… ¡Mira! Era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el Día sexto.


Después de crear al género humano, Elohim los bendijo con el don de la fecundidad usando tres verbos: “—Fructificad y aumentad, y llenad la Tierra.”  Todos ellos van de la mano; el uno lleva necesariamente al otro, aunque el uno tiene que suceder al anterior, es decir, primero tienen que fructificar, pero si fructifican, aumentan; y si aumentan, llenan la Tierra, aunque primero tienen que aumentar. Ese es el orden y su relación. Y lo mismo que ocurre aquí es también lo que debe darse en la vida del pueblo de יהוה. Primero debemos llevar fruto (para ello es necesaria la madurez), y si llevamos fruto aumentaremos. Así que: primero maduración, luego multiplicación.

En segundo lugar, Elohim comisionó a la humanidad en relación al propósito por el que la creó, esto es conquistar la Tierra y dominar sobre sus criaturas, incluidos los peces del mar. Este es el primer mandato de toda la Escritura y sitúa a la raza humana en un plano que va más allá del cuidado y mayordomía de la naturaleza,[1] ya que al considerar los verbos utilizados en hebreo, conquistar la Tierra y dominar en todas sus criaturas toma un aire bélico, prácticamente militar.

En hebreo la palabra sojuzgar es kabásh, y dominar es radah. Ambos verbos se parecen, pero cada uno tiene su propio significado.

KABÁSH – H3533
כבש
Raíz primaria; pisotear; de aquí, negativamente desdeñar; positivamente conquistar, subyugar, violar.
Puede traducirse por: dar, hollar, sepultar, servidumbre, sojuzgar, someter, sujetar, violar.

RADAH – H7287
רדה
Raíz primaria; pisotear, i.e. subyugar; especialmente destrozar.
Puede traducirse por: (estar) a cargo, consumir, dirigir, dominador, dominar, dominio, enseñorear, mandar, marchar, señoreador, señorear, tomar.

De manera que el mandato de Elohim tiene unas implicaciones realmente serias, que poco o nada tiene que ver con mensajes ecologistas,[2] y fue dado al género humano por entero, ya que usa el plural: Elohim los bendijo y les dijo. Por tanto, tanto el macho como la hembra, fueron encomendados para llevar a cabo la tarea de conquistar la tierra y dominar sus criaturas.

Aún a pesar de parecer obvio, y más teniendo en cuenta que estamos considerando el pasaje en este mismo momento, en realidad no suele tenerse presente que esta fue una orden para ambos sexos. En la práctica, más bien se cree que el hombre fue creado para conquistar y dominar, mientras que la mujer tuvo un papel más secundario, pero ese es un pensamiento que no se corresponde a lo que enseñan las Escrituras. Como ya hemos considerado, la humanidad está compuesta por macho y hembra, y así como el macho no puede fructificar y aumentar sin la hembra, de igual manera tampoco puede conquistar y dominar sin ella.

Por esa razón, el género humano por completo, macho y hembra, fueron comisionados por Elohim; y por eso también, macho y hembra, fueron creados a su imagen, para que los dos, como una carne, pudieran llevar a cabo el propósito por el que fueron creados.

 

LA ASIGNACIÓN DE ALIMENTO

En este fragmento, antes de la conclusión del sexto día, Elohim asignó alimento a sus criaturas. Los vegetales (cereales, legumbres, verduras y hortalizas), y la fruta fueron dadas a la humanidad.[3] Por tanto, en el principio, su dieta era totalmente vegana.[4]/[5] Y a los demás seres Elohim les asignó las plantas verdes sin simiente.[6]

Después de esto, Elohim vio todo lo que había hecho e hizo su valoración; vio que era bueno en grado superlativo, de tal manera que era bueno en gran manera. ¡Exaltado sea יהוה por siempre, el Creador de los cielos y de la tierra, por todo lo que hizo y por todo lo que hará!

Bienvenido al origen.

Siguiente >


[1] En otras traducciones y versiones bíblicas se utilizan los verbos sojuzgar y señorear. Dos verbos muy buenos, si tenemos en cuenta que el género humano fue creado como señor y juez (siempre en minúscula, pues su autoridad es delegada por el único Elohim).

[2] Otros versos donde se usa “kabásh” son: Bemidbar/Números 32:22, 29; Yehoshúa/Josué 18:1; Shemuel Bet/2 Samuel 8:11; Divrei Hayamim Álef/1 Crónicas 22:18; Mikayah/Miqueas 7:19 > sepultar; y Zekariah/Zacarías 9:15 > hollar. Otros versos donde se usa “radah” son: Vayikrá/Levítico 25:43, 46; Bemidbar/Números 24:19; Jueces 5:13; Melahim Álef/1 Reyes 5:3; 9:23; Tehillim/Salmos 49:14; 68:27; 72:8; 110:1; Yeshayah/Isaías 14:2, 6; 41:2; Yirmeyah/Jeremías 5:31; Yehezquel/Ezequiel 29:15; 34:4.

[3] Desde el principio es יהוה quien le dice a la humanidad qué comer y qué no (Bereshit 2:16-17; 9:3-4; Vayikrá/Levítico 11). En este sentido es Él quien alimenta a sus criaturas y no al revés (Tehillim/Salmos 50:12).

[4] En la dieta vegana no se consume nada de origen animal. Con esta mención no hacemos apología de esta dieta, como de ninguna otra. Simplemente describimos lo que Elohim dijo. Entendemos también que después del diluvio de aguas, en Bereshit 9, יהוה le permitió a la humanidad el consumo de carne (sin sangre), y que el pueblo de יהוה también recibió instrucciones tocantes a la alimentación (animales puros e impuros) y otras cosas de cuya ingesta se tenía que abstener (Vayikrá/Levítico 11).

[5] Es probable que de aquí surgiera el conflicto narrado en la carta a los Romanos entre los que sólo comían legumbres y los que comían carne de animales limpios (Romanos 14; véase también Daniyyel/Daniel 1:11-16).

[6] Cuando Yisrael/Israel sea restaurado, los animales regresarán a su dieta original (Yeshayah/Isaías 11:765:25).

Anuncios

2 pensamientos en “Bereshit 1:28-31 – La bendición y el mandato de יהוה

  1. Pingback: Sexto yom: la génesis de los animales y del Hombre – Parte 2. Génesis 1:26-27 | Bereshit

  2. Pingback: Bereshit 1:26-27 – La creación del género humano | Bereshit | בראשית

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s