Introducción al capítulo 4

bereshit-comentario-genesis-034-bienvenidoalorigen

INTRODUCCIÓN AL CAPÍTULO 4


Este es el primer capítulo que transcurre con la humanidad fuera del huerto; Adán y Havah/Eva pecaron y fueron expulsados. Ahora, aún en Eden,[1] se relatan acontecimientos como el nacimiento de Cayín/Caín y Hébel/Abel, los primeros hijos de Adán y Havah/Eva de los que se tiene constancia, también sus ofrendas con la respectiva reacción divina, el terrible fratricidio cometido por Cayín/Caín, que a todos nos deja marcados, y sus consecuencias, y por último el capítulo termina con una breve genealogía de Cayín/Caín, en la que tiene cierto protagonismo Lémek/Lamec, y el nacimiento de una nueva simiente, Shet/Set.

Sin embargo, a pesar de lo conocido del relato, la simple lectura puede producir la impresión que todo sucede de manera atropellada (las cosas suceden muy deprisa) y nos puede dejar con muchas preguntas sin responder, por ejemplo: ¿Qué importancia tiene conocer los oficios de estos dos hermanos? ¿En qué sentido es relevante el género de sus ofrendas? ¿Por qué razón יהוה miró a Hébel/Abel y a su ofrenda, pero no a Cayín/Caín y a su ofrenda? ¿Qué pudo ocurrir para que entendiesen que esto había sido así? ¿Por qué se enfadó Cayín/Caín y qué significado tienen las palabras que יהוה le dijo luego? ¿Por qué Cayín/Caín se llevó a su hermano al campo, y no a otro lugar, y allí lo mató? ¿De dónde surge la esposa de Cayín/Caín, si los únicos hijos de Adán y Havah/Eva eran Cayín/Caín y Hébel/Abel? Y la lista podría seguir, pero vayamos despacio.

Antes de nada, para responder adecuadamente a las preguntas que hemos planteado, debemos entender que este relato es histórico. Jesús de Nazaret habló de Hébel/Abel como alguien que efectivamente existió (Mateo 23:35; Lucas 11:50). También el autor de la carta a los hebreos nos habla de estos dos hermanos y sus ofrendas (Hebreos 11:4). Juan en su primera carta nos dice que Cayín/Caín era del maligno (1 Juan 3:12). Y por último, en la epístola de Judas se sitúa a Cayín/Caín, junto a otros dos personajes históricos: Bilam/Balaam y Corah/Coré (Judas 1:11). De modo que la historia de Cayín/Caín y Hébel/Abel no es un cuento infantil con moraleja, sino que realmente son hechos verídicos, que han de tomarse en serio si queremos sacarle todo el jugo a esta narración, y aprender lecciones muy prácticas para nuestras vidas.

Bienvenido al origen.


[1] El huerto y Eden son dos cosas diferentes; el huerto estaba en Eden, pero no era Eden, sino tan sólo una parte. Es de ahí de donde fueron expulsados, del huerto, pero no de Eden.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s