Bereshit capítulo 1

Clásico Sin numeración Con transcripción Con Hebreo

1:1 En principio creó Elohim Álef-Tav los Cielos y la Tierra. 2 Y la Tierra estaba asolada y vacía, y la tiniebla estaba sobre la faz del abismo, y el espíritu de Elohim incubaba sobre la faz de las aguas. 3 Y Elohim dijo: “—Haya luz.” Y hubo luz. 4 Y Elohim vio que la luz era buena; y Elohim separó la luz de la tiniebla. 5 Y Elohim llamó a la luz Día, y a la tiniebla llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana, un Día. 6 Y Elohim dijo: “—Haya una expansión entre las aguas que separe las aguas de las aguas.” 7 Y Elohim hizo la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. 8 Y Elohim llamó a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el segundo Día. 9 Y Elohim dijo: “—Reúnanse las aguas que están debajo de los Cielos en un lugar y véase lo seco.” Y fue así. 10 Y Elohim llamó a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y Elohim vio que era bueno. 11 Y Elohim dijo: “—Retoñe la Tierra retoños: planta con simiente y simiente de árbol frutal productor de fruto, cuya simiente esté en él, según su género, sobre la Tierra.” Y fue así. 12 Y salieron retoños de la Tierra: planta con simiente, simiente según su género, y árbol productor de fruto, cuya simiente está en él, según su género. Y Elohim vio que era bueno. 13 Y fue la tarde y la mañana el tercer Día. 14 Y Elohim dijo: “—Haya lumbreras en la expansión, en los Cielos, para separar entre el Día y la Noche, y sean por señales para las fiestas solemnes, los tiempos y las edades, 15 y sean por lumbreras en la expansión, en los Cielos, para alumbrar sobre la Tierra.” Y fue así. 16 Y Elohim hizo las dos grandes lumbreras, la lumbrera grande como gobernadora del Día, y la lumbrera menor como gobernadora de la Noche y las estrellas. 17 Y Elohim las puso en la expansión, en los Cielos, para alumbrar sobre la Tierra, 18 para gobernar en el Día y en la Noche y para separar la luz de la tiniebla. Y Elohim vio que era bueno. 19 Y fue la tarde y la mañana el cuarto Día. 20 Y Elohim dijo: “—Bullan las aguas enjambres de almas vivas y ave que vuele sobre la Tierra sobre la faz de la expansión, en los Cielos.” 21 Y Elohim creó los grandes monstruos y toda alma viva que se mueve, que las aguas bulleron, según su género, y toda ave alada, según su género. Y Elohim vio que era bueno. 22 Y Elohim los bendijo diciendo: “—Fructificad y aumentad, y llenad las aguas de los Mares; y el ave multiplíquese en la Tierra.” 23 Y fue la tarde y la mañana el quinto Día. 24 Y Elohim dijo: “—Salgan de la Tierra almas vivas según su género, cuadrúpedos, reptantes y vida de la Tierra según su género.” Y fue así. 25 Y Elohim hizo vida de la Tierra según su género, y cuadrúpedos según su género, y todo reptante del terreno según su género. Y Elohim vio que era bueno. 26 Y Elohim dijo: “—Hagamos al género humano a nuestra imagen, parecido a nosotros, y domine sobre los peces del mar, sobre las aves de los Cielos, sobre los cuadrúpedos, sobre toda la Tierra y sobre todo reptante que repta sobre la Tierra.” 27 Y Elohim creó al género humano a su imagen, a imagen de Elohim lo creó; macho y hembra los creó. 28 Y Elohim los bendijo, y Elohim les dijo: “—Fructificad y aumentad; llenad la Tierra y conquistadla, dominad sobre los peces del mar y las aves de los Cielos y sobre todo viviente que repta sobre la Tierra.” 29 Y Elohim dijo: “— ¡Mirad! A vosotros os doy toda planta sembradora de simiente, que está sobre la faz de toda la Tierra, y todo árbol frutal; el fruto del árbol sembrador de simiente os será de alimento. 30 Y a toda vida de la Tierra y a toda ave de los Cielos, y a todo reptante sobre la Tierra, en los cuales hay aliento de vida, toda planta verde les será por alimento.” Y fue así. 31 Y Elohim vio todo lo que había hecho, y… ¡Mira! Era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el sexto Día. 32 (2:1) Y fueron acabados los Cielos y la Tierra y todo su ejército. 33 (2:2) Y Elohim acabó su obra, la que Él hizo, en el Día séptimo, y en el Día séptimo reposó de toda su obra, la que Él hizo. 34 (2:3) Y Elohim bendijo el Día séptimo y lo santificó, porque en él reposó de toda su obra, la que Elohim creó e hizo.

Leer Bereshit Capítulo 2