Bereshit capítulo 8

8:1 Y Elohim recordó a Nóah y a todo lo que vive y a todo cuadrúpedo que estaba con él en el arca. Y Elohim hizo pasar un espíritu sobre la tierra, y las aguas disminuyeron. 2 Y las fuentes del abismo y las compuertas de los Cielos fueron cerradas, y la lluvia de los Cielos se detuvo. 3 Y las aguas retrocedieron de la faz de la tierra. Y las aguas continuaron retrocediendo y decrecieron al fin de ciento cincuenta días, 4 y en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, el arca reposó sobre los montes de Ararat. 5 Y las aguas continuaron decreciendo hasta el mes décimo, y las cabezas de los montes se vieron a principios del mes décimo. 6 Y al fin de cuarenta días Nóah abrió la ventana que había hecho en el arca, 7 y envió al cuervo, y salió, salió y regresó hasta que las aguas se secaron de sobre la tierra. 8 Y envió la paloma de junto a él, para ver si había bajado el nivel de las aguas de sobre la faz del terreno. 9 Y la paloma no halló lugar para reposar la planta de su pie, y volvió a él al arca, porque las aguas estaban sobre la faz de toda la tierra, y envió su mano, y la tomó y la trajo al arca junto a él. 10 Y esperó con impaciencia otros siete días más, y volvió a enviar la paloma desde el arca. 11 Y la paloma vino a él a la hora de la tarde, y… ¡Mira! Una hoja fresca de olivo en su pico. Y Nóah conoció que el nivel de las aguas había bajado de sobre la tierra. 12 Y esperó aún siete días más, y envió la paloma, pero ya no volvió más a él. 13 Y en el año seiscientos uno, en el mes primero, en el uno del mes, las aguas fueron asoladas de sobre la tierra. Y Nóah quitó la cubierta del arca, y vio, y… ¡Mira! La faz del terreno estaba asolado. 14 Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, la tierra se secó. 15 Y Elohim declaró a Nóah diciendo: 16 “—Sal del arca, tú y tu varona, tus hijos y las varonas de tus hijos contigo. 17 Y todo lo que vive que está contigo, de toda carne, el ave, el cuadrúpedo y todo el reptante que se mueve sobre la tierra, salga contigo, y bullan en la tierra, y fructifiquen y aumenten sobre la tierra.” 18 Y salió Nóah y sus hijos, y su varona y las varonas de sus hijos con él. 19 Y todo lo que vive, todo el reptante y toda ave, todo lo que se mueve sobre la tierra, salieron del arca por sus familias. 20 Y Nóah edificó un altar a יהוה, y tomó de todo cuadrúpedo puro y de toda ave pura, y sacrificó holocausto en el altar. 21 Y יהוה olió el agradable olor, y יהוה dijo en su corazón: “—No volveré a maldecir otra vez el terreno a causa de la humanidad, porque la forma del corazón de la humanidad es malo desde su juventud; y no volveré a castigar otra vez a todo lo que vive como hice. 22 Durante todos los días de la tierra, la siembra y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche permanecerán.”

Leer Bereshit Capítulo 7 Leer Bereshit Capítulo 9