Bereshit capítulo 9

9:1 Y Elohim bendijo a Nóah y a sus hijos, y les dijo: “—Fructificad y aumentad, y llenad la tierra. 2 Y vuestro temor y vuestro miedo estará sobre todo viviente de la tierra y sobre toda ave de los Cielos, en todo lo que se mueve sobre el terreno y en todos los peces del mar; son dados en vuestras manos. 3 Todo reptante que esté vivo os será para alimento, como la planta verde, todo os di para vosotros. 4 Ciertamente no comeréis carne con su alma, su sangre, 5 y ciertamente demandaré vuestra sangre, vuestras vidas, la demandaré de mano de todo viviente, y de mano del hombre, de mano del varón su hermano, demandaré el alma del hombre. 6 Quien derrame la sangre del hombre, su sangre será derramada por el hombre, porque hice al hombre a imagen de Elohim. 7 Y vosotros, fructificad y aumentad, bullid en la tierra, y aumentad en ella.” 8 Y Elohim dijo a Nóah y a sus hijos que estaban con él, diciendo: 9 “—Y yo… ¡Mirad! Yo levanto mi pacto con vosotros y con vuestra simiente después de vosotros, 10 y con todo ser viviente que está con vosotros, con el ave, con el cuadrúpedo y con todo viviente de la tierra que está con vosotros, desde todos los que salieron del arca hasta todo viviente de la tierra. 11 Y levanto mi pacto con vosotros, y no cortaré otra vez toda carne con aguas de diluvio, y no será el diluvio otra vez para arruinar la tierra.” 12 Y Elohim dijo: “—Esta es la señal del pacto que yo doy entre yo y vosotros, y entre todo ser viviente que está con vosotros, por generaciones perpetuas: 13 He puesto mi arco en la nube, y será por señal del pacto entre Yo y la tierra. 14 Y será que cuando haga venir nube sobre la tierra, el arco aparecerá en la nube, 15 y recordaré mi pacto, el que hay entre Yo y vosotros y entre todo ser viviente de toda carne, y las aguas no serán otra vez por diluvio para arruinar toda carne. 16 Y el arco estará en la nube, y lo veré para recordar el pacto perpetuo entre Elohim y todo ser viviente, toda carne que hay sobre la tierra.” 17 Y Elohim dijo a Nóah: “—Esta es la señal del pacto que levanté entre Yo y toda carne que está sobre la tierra.” 18 Y los hijos de Nóah que salieron del arca fueron Shem, Ham y Yéfet (y Ham… él es el padre de Kenaan). 19 Estos tres son los hijos de Nóah, y de estos se esparció toda la tierra.

20 Y Nóah comenzó a ser un varón terrenal, y plantó una viña. 21 Y bebió del vino y se emborrachó, y yació desnudo en medio de su tienda. 22 Y Ham, padre de Kenaan, vio la desnudez de su padre y lo manifestó a sus dos hermanos afuera. 23 Y Shem y Yéfet tomaron el vestido, lo pusieron sobre sus dos hombros, y anduvieron hacia atrás, y cubrieron la desnudez de su padre, con sus faces hacia atrás, y no vieron la desnudez de su padre. 24 Y Nóah despertó de su vino, y conoció lo que le hizo su hijo el menor. 25 Y dijo: “—Maldito Kenaan, será siervo de siervos a sus hermanos.” 26 Y dijo: “—Bendito יהוה, Elohim de Shem, y Kenaan sea su siervo. 27 Elohim engrandezca a Yéfet, y habite en las tiendas de Shem, y Kenaan sea siervo de ellos.” 28 Y tras el diluvio, Nóah vivió trescientos cincuenta años. 29 Y todos los días de Nóah fueron novecientos cincuenta años, y murió.

Leer Bereshit Capítulo 8 Leer Bereshit Capítulo 10