Tres maneras de interpretar Bereshit

introduccion-bereshit-genesis-tres-maneras-interpretar-bereshit

TRES MANERAS DE INTERPRETAR BERESHIT


Los tres primeros capítulos de Bereshit/Génesis son especialmente fundamentales para la fe en יהוה y es vital entenderlos bien, sin embargo no siempre es fácil interpretarlos y existen al menos, tres maneras de interpretar Bereshit/Génesis. [1]

TRES MANERAS DE INTERPRETAR BERESHIT/GÉNESIS

1. LITERAL

2. SIMBÓLICA y TIPOLÓGICA

3. PROFÉTICA

Después de estudiar cada una de ellas, estamos convencidos que todas son maneras válidas de interpretar los relatos y que no se oponen entre sí, sino que se complementan y enriquecen nuestras vidas. Por tanto no es necesario escoger entre una u otra, ni favorecer a una en detrimento de otra. Así que veamos cada una de estas formas de interpretación. [2]

LA INTERPRETACIÓN LITERAL

Según esta primer manera de interpretar Bereshit/Génesis, los relatos deben entenderse textualmente. El texto dice lo que dice y no usa lenguaje figurado ni símbolos. De modo que, resumidamente, en Bereshit/Génesis 1 encontramos que Elohim creó en seis días de veinticuatro horas todos los elementos y al séptimo descansó. En Bereshit 2 Elohim creó un huerto en el que puso al hombre como agricultor y le prohibió comer de un árbol, luego creó a la mujer y se la presentó. Y en Bereshit/Génesis 3 una serpiente parlante tentó a la mujer, ella y su marido pecaron comiendo de una fruta y fueron castigados por Elohim y expulsados del huerto.

Como vemos, entender los relatos literalmente no entraña ninguna dificultad. Aunque, sin duda, presenta algunas preguntas. Pero ninguna de las maneras de interpretar Bereshit/Génesis están exentas de ellas. Así que, no hay ningún motivo para menospreciarla. Antes bien, debemos valorarla, pues tanto יהוה como nuestro Mesías interpretaron literalmente los primeros capítulos de Bereshit/Génesis.

Cuando יהוה habló las diez declaraciones a su pueblo en el monte Sinaí, conocidas como el decálogo o los diez mandamientos, el argumento que יהוה dio a su pueblo para la cuarta declaración, el mandamiento sobre el día de reposo, fue que Él mismo había trabajado seis días y había descansado el séptimo. Y el pueblo comprendió que יהוה se refería literalmente a una semana de siete días de veinticuatro horas.

Y lo mismo hizo Yehoshúa/Jesús. Cuando le preguntaron sobre el divorcio, hizo referencia al capítulo 2 cuando se habla del matrimonio que יהוה instituyó al principio (Mateo 19:1-6). Él no habló de símbolos, ni alegorías, ni tampoco descubrió ningún misterio. Por tanto, Yehoshúa/Jesús entendía que el varón y la varona de Bereshit/Génesis eran literalmente un hombre y una mujer que formaban un matrimonio.

Así que, los tres primeros capítulos de Bereshit/Génesis, como también las otras Escrituras, han de interpretarse textualmente, siguiendo el ejemplo del Eterno y del Mesías. No obstante, además de su interpretación literal es posible interpretarlos simbólica y tipológicamente.

LA INTERPRETACIÓN SIMBÓLICA Y TIPOLÓGICA

A diferencia de la interpretación literal, en esta manera de interpretar Bereshit/Génesis, los elementos de los relatos no han de entenderse como realidades últimas en sí mismas, sino como símbolos que representan algo distinto o como tipos que encuentran su cumplimiento en el Mesías. Ahora bien, conviene aclarar un par de puntos a este respecto.

El primero es que aunque los símbolos y los tipos son dos cosas diferentes, estas dos figuras suelen entrelazarse, especialmente en los primeros capítulos de Bereshit/Génesis, y de ahí que los combinemos en una sola interpretación.[3]

El segundo punto es que al hablar de símbolos no estamos hablando en absoluto de cosas fantasiosas o inexistentes. Nada más lejos de la realidad. Lo que abordamos son realidades muy ciertas y muy serias pero que sencillamente se explican a través de un elemento que las representa. Una buena muestra de esto son las parábolas de Yehoshúa/Jesús. Por ejemplo la parábola del sembrador. Después de hablar a la gente, Yehoshúa/Jesús contó su significado a sus discípulos, puesto que no habían entendido su simbolismo (Marcos 4:14-20). Estableció la siguiente relación: la semilla es un símbolo para representar a la Palabra del Eterno, el sembrador es un símbolo para representar a la persona que extiende la Palabra, y cada tipo de tierra es un símbolo para representar a distintas personas y cuál es su respuesta ante la palabra sembrada en sus vidas.

SÍMBOLO Y REALIDAD EN LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR

SÍMBOLOREALIDAD
SemillaPalabra de YHVH
SembradorPersona que la extiende
Junto al caminoOyen pero el adversario roba
PedregalesOyen con gozo pero no tienen raíz
Entre espinosOyen pero diversas cosas ahogan la Palabra
Buena tierraOyen y dan fruto

Luego, lo que sucede en esta y otras parábolas, es lo mismo que, según la interpretación simbólica y tipológica, sucede en Bereshit/Génesis, en especial en los tres primeros capítulos, y al menos hay dos razones para ello:

  • En los tres primeros capítulos de Bereshit/Génesis se usan símbolos. Por ejemplo el árbol del conocimiento del bien y del mal y el árbol de la vida. Aun cuando pudiera tratarse de dos especies existentes de árboles, es evidente que no hay ningún árbol que produzca conocimiento de lo bueno y malo, en el sentido del relato, y mucho menos otro que produzca vida divina. Luego necesariamente han de tratarse de símbolos que representan otra realidad distinta a ellos mismos.Otra muestra del uso de símbolos en los primeros capítulos de Bereshit/Génesis es la serpiente parlante. Aun cuando es posible conjeturar la manera en la que éste animal habló,[4] por el libro de Apocalipsis sabemos que no se trataba de una simple serpiente sino más bien de un dragón escarlata (Apocalipsis 12:9; 20:2) con siete cabezas y diez cuernos (Apocalipsis 12:3). Y esta bestia, que es la misma que la serpiente de Bereshit/Génesis, es claramente un símbolo para hablar de reyes (Apocalipsis 17:3-12).
  • El mismo apóstol Pablo interpreta tipológicamente elementos de estos relatos. Por ejemplo en el capítulo 5 de la carta a los Romanos Pablo presenta a Adam ha’rishón, el primer Adán, como tipo del Mesías, de manera que el uno apunta al otro. O también vemos como en la llamada carta a los Efesios capítulo 5, el marido es presentado como tipo del Mesías y la esposa como tipo de la ekklesía,[5] ya que Pablo cita Bereshit/Génesis 2:24 pero no como una referencia al matrimonio, sino como una referencia al Mesías y la ekklesía (Efesios 5:31-32).

De modo que según los elementos usados en el propio relato de Bereshit/Génesis, y a la luz de los escritos apostólicos, la interpretación simbólica y tipológica es otra manera completamente válida de entender las Escrituras.

LA INTERPRETACIÓN PROFÉTICA

Según esta tercera forma de interpretar el libro de Bereshit/Génesis, los acontecimientos relatados no han de tomarse exclusivamente como sucesos pasados sino como anuncios de eventos futuros. Estos eventos anunciados puede que ya hayan ocurrido, que aún estén por ocurrir o que incluso tengan un doble cumplimiento, es decir, que el mismo acontecimiento anuncie un único evento que se cumple en dos o más períodos de tiempo distintos en la historia de la redención.

LA INTERPRETACIÓN PROFÉTICA

1. EVENTOS QUE YA HAN OCURRIDO2. EVENTOS POR OCURRIR

3. EVENTOS CON DOBLE CUMPLIMIENTO

Es interesante notar que יהוה mismo reveló a Yesha’Yah/Isaías que Él anuncia el final desde el principio:


“Recordando de las cosas antiguas predichas: Yo soy Dios. No hay Elohim aparte de mí, que desde el principio anuncio el fin, y desde antiguo cosas que no estaban hechas.” (Yesha’Yah/Isaías 46:9-10, BTX4. Énfasis añadido).


Aunque no creo que el profeta estuviera pensando específicamente en el libro de Bereshit/Génesis cuando escribió estas palabras, si es significativo que la palabra que aquí se ha traducido por “principio” en hebreo sea reshit (ראשית ræshyt), ya que “en el reshit, en el principio, creó Elohim los Cielos y la Tierra.” Y es desde entonces, desde Bereshit/Génesis, que יהוה anuncia el fin.[6]

Por tanto, y basándonos en la propia Palabra del Eterno, la interpretación profética de Bereshit/Génesis es posible, y por ella aprendemos que la forma en la que יהוה creó es la forma en la que salvó y salvará a su pueblo. Así que, como estamos viendo y seguiremos considerando, Bereshit/Génesis, en especial los tres primeros capítulos, juega un papel fundamental en la teología del pueblo de יהוה, y de su comprensión depende, en gran parte, la comprensión de la salvación de יהוה. De modo que cuanto más claro tengamos el principio mejor entenderemos el final, y cuanto mejor entendamos la creación más clara tendremos la redención.

Bienvenido al origen.

Siguiente >


NOTAS:

[1] Insistimos en el hecho de que estas maneras de interpretar el libro son especialmente válidas para los tres primeros capítulos.

[2] En el judaísmo rabínico también se enseña que existen distintas formas de interpretar el Tanak. Usan un sistema llamado PaRDeS, un acrónimo que sirve para recordar los cuatro niveles que presentan: Peshat (literal), Remez (alegórico o simbólico), Derash (metafórico o comparativo) y Sod (secreto o místico).

[3] Para una información más detallada sobre símbolos y tipos visita el blog Hermenéutica, la ciencia de interpretar: Hermenéutica, la ciencia de interpretar

[4] La conocida burra de Bilam/Balaam es otro animal parlante en las Escrituras.

[5] El término ekklesía es entendido como la reunión, o asamblea, del pueblo del Eterno. Ya que la ekklesía existe desde el Sinaí y es parte intrínseca del pueblo de Yisra’El/Israel.

[6] Esto es más que evidente cuando se trata del anuncio del Mesías. Véase el protoevangelio en Bereshit/Génesis 3:15 y la interpretación paulina sobre la simiente en Gálatas 3:16.

Deja un comentario