Bereshit 1:32-34 (2:1-3) – El día de Reposo

comentario-bereshit-genesis-2-1-3-shabat-dia-reposo

BERESHIT 1:32-34 (2:1-3) – EL DÍA DE REPOSO


«Y fueron acabados los cielos y la tierra y todo su ejército. Y acabó Elohim en el día séptimo su obra que hizo y cesó en el día séptimo de toda su obra que hizo. Y bendijo Elohim al día séptimo y lo santificó porque en él cesó de toda su obra que creó Elohim para hacer.»

בְּרֵאשִׁ֖ית (Bereshit) Génesis 2:1-3.


Transcripción

Texto Masorético

Vayejulu hashamáyim veha’árets vejol tsva’am.

וַיְכֻלּ֛וּ הַשָּׁמַ֥יִם וְהָאָ֖רֶץ וְכָל־צְבָאָֽם׃

Vayejal Elohim bayom hashvi’í melajtó asher asah vayíshbot bayom hashvi’í mikol melajtó asher asah.

וַיְכַ֤ל אֱלֹהִים֙ בַּיֹּ֣ום הַשְּׁבִיעִ֔י מְלַאכְתֹּ֖ו אֲשֶׁ֣ר עָשָׂ֑ה וַיִּשְׁבֹּת֙ בַּיֹּ֣ום הַשְּׁבִיעִ֔י מִכָּל־מְלַאכְתֹּ֖ו אֲשֶׁ֥ר עָשָֽׂה׃

Vayevárej Elohim et yom hashvi’í vayekadesh otó ki vo shavat mikol melajtó asher bará Elohim la’asot.

וַיְבָ֤רֶךְ אֱלֹהִים֙ אֶת־יֹ֣ום הַשְּׁבִיעִ֔י וַיְקַדֵּ֖שׁ אֹתֹ֑ו כִּ֣י בֹ֤ו שָׁבַת֙ מִכָּל־מְלַאכְתֹּ֔ו אֲשֶׁר־בָּרָ֥א אֱלֹהִ֖ים לַעֲשֹֽׂות׃

Estos tres versículos, que han sido incluidos al inicio del capítulo 2, forman parte de la semana creativa. De hecho, son la última parte de todo el proceso. Luego, es posible afirmar que son la verdadera corona de la creación, la guinda del pastel. Así que, veamos qué ideas presentan.

2:1 – Y fueron acabados los cielos y la tierra y todo su ejército.

Por tanto, ese proceso que empezó a explicarse a partir de Génesis 1:1 ha llegado a su fin.


«En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
Y (…) los cielos y la tierra fueron acabados.»


De manera que Dios, el Dios que se presenta en Génesis 1, es un Dios que completa de forma cabal lo que empieza, y esta es una verdad fundamental de la fe en Él. Por eso, el apóstol Pablo pudo manifestar su convicción a los Filipenses, que el que comenzó la buena obra en ellos, la iba a completar hasta el día del Mesías (Filipenses 1:6). Unas palabras que podemos hacer nuestras, ya que el mismo Dios que obró en ellos actúa también en nosotros.

2:2 – Y acabó Elohim en el día séptimo su obra que hizo y cesó en el día séptimo de toda su obra que hizo.

Esta frase puede presentar la siguiente interrogante, ¿qué día acabó Elohim toda su obra? ¿Terminó en el sexto o en el séptimo día? Si uno lee el 2:1 parece que terminó justo después de asignar alimento a sus criaturas, pues dice que todo fue acabado. Por tanto, terminó el día sexto. Sin embargo, según el 2:2 Dios acabó su obra el día séptimo.[1]

Ahora bien, el verso 2 tiene dos frases y, aunque se parecen mucho, en realidad son distintas y aclaran lo que pudo ocurrir:

  1. Y acabó Elohim en el día séptimo su obra que hizo…
  2. …y cesó en el día séptimo de toda su obra que hizo.

Así que, el reposo vino cuando toda la obra estaba terminada y eso ocurrió el día séptimo. Por tanto, el orden fue el siguiente:

  • Elohim terminó los cielos y la tierra, y todo su ejército en el sexto día. Pero aún le quedaba algo por hacer en el séptimo Día. Así que…
  • Elohim bendijo y santificó el séptimo día. Esto era lo que le faltaba, ya que bendecir y santificar también son acciones, y entonces sí, habiéndolo bendecido y santificado…
  • Elohim reposó de toda su obra en el séptimo día.

De este modo, podemos aceptar lo que la revelación de יהוה dice, la duda desaparece y se refuerza la idea de que el clímax, la corona de la creación, no es el hombre sino Elohim bendiciendo y santificando el séptimo día.

A este respecto es importante notar la importancia de lo que Elohim hizo con este día, pues además de bendecirlo lo santificó, y esto es una acción que no llevó a cabo ni con los otros días ni con ningún otro elemento creado. Por tanto, fue totalmente único.

2:3 – Y bendijo Elohim al día séptimo y lo santificó porque en él cesó de toda su obra que creó Elohim para hacer.

Por un lado Elohim bendijo el día séptimo. Por otro, lo santificó. Así que, veamos estas dos acciones.

  1. La bendición del séptimo día.

Como vimos, hay tres cosas que Dios bendijo: 1) los seres acuáticos y volátiles; 2) el hombre; 3) el séptimo día. A parte de estos tres elementos, Dios no bendijo nada más, al menos no según el relato de la creación.

Ahora bien, mientras que el texto nos permite conocer cuál fue la bendición de Dios sobre sus criaturas, el don de la fecundidad, no podemos saber con qué palabras bendijo al séptimo día. Sencillamente sabemos que lo bendijo. Luego, al obviar este dato, el escritor inspirado centra toda la atención del lector, no en el contenido de la bendición, sino en el acto mismo de Elohim: «Y bendijo Elohim al día séptimo…» Es decir, Dios le confirió al séptimo día la capacidad para existir plenamente, le deseó bien, lo alabó. Por eso, quizá, Dios habló por boca del profeta diciendo que también nosotros, los que somos parte de su pueblo, debemos llamarlo delicia, santo, glorioso de יהוה, e incluso venerarlo (Isaías 58:13). Pues, Dios mismo, en el principio, bendijo al séptimo día.

  1. La santificación del séptimo día.

En este caso, tampoco sabemos más. Simplemente dice que lo santificó. No obstante, hay mucho que se puede sacar de esta acción, ya que, el verbo santificar en hebreo es קָדַשׁ (kadash), cuyo sustantivo es קָדֹשׁ (kadosh), sagrado o santo, y significa:

קָדַשׁ (kadash)

Consagrar, santificar, purificar, declarar sagrado.

De modo que, Elohim santificó al séptimo día, con todo lo que implica: lo hizo limpio, lo apartó, lo consagró, lo dedicó, lo purificó… En un sentido, יהוה lo hizo suyo porque fue el día en el que Él cesó de toda su obra. De ahí, su carácter sagrado. Además, este es el único día que recibió un nombre.

En honor al cese de la actividad creadora este día fue nombrado día del reposo, o día del cese,  שָׁבַת (shabat) en hebreo, cuyo significado es:

שָׁבַת (shabat)

Descansar, reposar, holgar, cesar.

Así que, los días de la semana según las Escrituras[2] son:

DÍAS DE LA SEMANA

Unoel 6º

Reposo

Y para terminar, simplemente aclarar que en estos versos de Génesis no se registra ningún mandato, explícito ni implícito, para la humanidad tocante al día de reposo. Creo que la humanidad, en concreto el varón y la varona de Génesis 2, ya vivía en el reposo de יהוה. Por tanto, la necesidad de un día concreto para el reposo no estaba. Lo que sí señalan estos versos, en todo momento y de manera exclusiva, es una acción divina, algo que Elohim hace.

Sin embargo, esa acción sí es la razón del cuarto mandamiento del decálogo, y de textos posteriores (Shmot/Éxodo 20:11; 31:17). Entonces, por cuanto יהוה cesó de toda su obra y bendijo y santificó el séptimo día, también nosotros, los que somos su pueblo, debemos guardar este día hasta la venida de nuestro Mesías, cuando entraremos de forma plena en su reposo (Yesha’Yah/Isaías 56:1-7; 58:13-14).


«Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios.»
Hebreos 4:9 (RV1960).


¡Gracias sean dadas a יהוה por su bendito Hijo, nuestro Mesías! ¡Por su sangre entraremos al reposo que nos aguarda![3]

Bienvenido al origen.

Siguiente >


[1] Algunas traducciones y versiones bíblicas a las que respetamos y tenemos en alta consideración, traducen este verso de manera que se entienda explícitamente que Elohim acabó en el sexto día y descansó en el séptimo. Pero aunque estas traducciones resuelven el problema planteado arriba, no son fieles al texto hebreo. En hebreo la palabra sexto es ששי, mientras que séptimo es שביעי. Como se puede apreciar en el texto hebreo, sexto no aparece en todo el fragmento, mientras que la palabra séptimo sí y además en tres ocasiones, no creemos que sea casualidad.

[2] Esto dista mucho de la semana en occidente, ya que se cuenta de modo distinto y los nombres de sus días tienen su origen en los dioses greco-romanos. En aquella época el orden de los días era Sol, Luna, Ares, Hermes, Zeus, Afrodita, y Cronos, denominados según los cuerpos celestes que presidían las primeras horas de cada día, según la astrología helenística, esto es: Sol (Domingo = Sunday/Día del Sol), Luna (Lunes), Marte (Martes), Mercurio (Miércoles), Júpiter (Jueves), Venus (Viernes), Saturno (Sábado). Como se puede apreciar, nada tiene que ver esta semana con la presentada por las Escrituras.

[3] Para obtener una perspectiva bíblica completa sobre el día de reposo te recomiendo realizar un estudio inductivo al respecto. ¿Conoces la guía que hemos puesto a tu disposición? Click aquí.

6 comentarios en “Bereshit 1:32-34 (2:1-3) – El día de Reposo

  1. Shalom,
    Soy neófito en la exacta interpretación del Sabbath es decir del día que debo de tomar para llevarlo acabo, me queda claro que cuando Elohim término su obra no había quien interpretará el tiempo y sobre todo la definición de los días y mucho menos de los meses, por que en el Genesis nunca se menciona alguna referencia de tiempo solo un adjetivo para separar los ciclos llamados Días. De la duración de los ciclos nunca se menciona y es ahí donde esta el dilema de la interpretación del concepto del tiempo, me es claro que la modificación de los conceptos por el dominio Romano que prevalecía en la venida de mi señor imperaba su concepción del tiempo que todos sabemos que por su politeísmo nada tiene que ver con el Eterno. Pienso que el Sabbath es del alma de cada siervo del padre y no la obligación de un día que se adjudicó por sumisión cultural. Se que puede ser vago el comentario sin embargo es algo que salio de mi ser el mencionar.

    • Shalom Víctor. Gracias por tu comentario. Conocemos esta postura y aunque en el comentario no exponemos al respecto, creemos que el día de reposo es desde el viernes al anochecer hasta el sábado al anochecer. YHWH te bendiga.

  2. Un detalle importantísimo. Actualmente el pueblo judío y el mundo en general utilizan un calendario gregoriano. Es mentira que el pueblo judío no lo haga, pues un rabino judío se encargó de sincronizarlos. Ahora, si somos objetivos, debemos aceptar que en época de Adán NI SIQUIERA HABIA NOMBRE PARA LOS DIAS; por lo que el shabat solo se determinaba contando.
    Aunque en el resto del mundo fuese domingo o lunes o martes, para Adonai solo bastaba contar seis días… Y el séptimo, cualesquiera que fuese en el mundo; ya fuese domingo, lunes o martes etc. Era shabat.

    El mandamiento no debe basarse en sábado. Eso es pagano, sino en un conteo de seis dias, para que al final sea shabat.

    Así es exactamente el mandamiento.

    • Shalom Jesús Serrano. Gracias por tu participación en nuestro blog. Siempre agradecemos vuestros comentarios aunque no estemos de acuerdo, como es el caso. Creemos que el día de reposo es el sábado. Aunque quizá haya oportunidad en futuras entradas de ir viéndolo y de ir viendo también la dinámica y razón del mandato. Pero de nuevo gracias Jesús. Una última cosa, nos gustaría saber las fuentes en las que te basaste, ¿serías tan amable de pasárnoslas? Gracias Jesús. Shalom.

Deja un comentario