Bereshit 1:1 – Cinco palabras que debemos conocer

comentario-bereshit-genesis-1-1-cinco-palabras-que-debemos-conocer

BERESHIT 1:1 – CINCO PALABRAS QUE DEBEMOS CONOCER

Todas y cada una de las palabras de la Torah, la instrucción de יהוה para su pueblo, son como perlas de gran valor, y en Bereshit 1:1 hay cinco palabras que debemos conocer en detalle. Ninguna de ellas sobra y ninguna falta. Luego es vital prestarles la debida atención para que nuestra fe esté arraigada únicamente en las Escrituras y así crezca fuerte y firme.


Bereshit 1:1 – En el principio creó Elohim Álef-Tau los Cielos y la Tierra.


Transliteración
Bræshyt bræ ælhym æt hshmym væt hærtz.
Transcripción
Bereshit bara Elohim et ha’shamayim ve’et ha’aretz.
Hebreo consonántico no puntuado

בראשית ברא אלהים את השמים ואת הארץ׃

Al igual que Bereshit/Génesis es importante por ser el primer libro del Tanak, la Biblia Hebrea, tal y como vimos en Bereshit, el libro de los comienzos, este verso también es importante por ser el primero de la Torah, la revelación de יהוה a su pueblo. Y aunque aparentemente es una frase sencilla de entender, en realidad oculta mucho más de lo parece a simple vista. No obstante, toda su riqueza sólo puede valorarse como es debido al estudiar el texto en hebreo.

BERESHIT 1:1 EN HEBREO CON TRANSCRIPCIÓN Y TRADUCCIÓN

HEBREOTRANSCRIPCIÓNTRADUCCIÓN
1בראשיתBereshitEn principio
2בראbaracreó
3אלהיםElohimDios
4אתet*
5השׁמיםha’shamayimlos Cielos
6ואתve’ety
7הארץha’aretzla Tierra

En las Escrituras cada número tiene un significado, y el número siete se usa para expresar la idea de perfección, en el sentido de aquello que está completo. Incluso se asocia a la divinidad, concretamente al Dios de Yisra’El/Israel, puesto que no existe ningún otro dios con semejante atributo de plenitud. Curiosamente, que no casualmente, ya que en la Torah, la instrucción de יהוה para su pueblo, no hay casualidades, si contamos el número de grafemas de Bereshit/Génesis 1:1, obtendremos un total de 28, el producto de 7×4. Así que el número siete aparece multiplicado por cuatro.

ב1ר2א3ש4י5ת6   ב7ר8א9   א10ל11ה12י13ם14   א15ת16   ה17ש18מ19י20ם21   ו22א23ת24   ה25א26ר27ץ28

Además, estos 28 grafemas están organizados en siete palabras,[1] tal y como se puede apreciar en la tabla anterior o a continuación.

הארץואתהשמיםאתאלהיםבראבראשית
7654321

El hebreo se lee de derecha a izquierda. El orden de lectura es contrario al occidental.

De modo que con el sentido de las palabras nos está diciendo que Elohim creó los Cielos y la Tierra, y con el número de palabras también nos está revelando que lo hizo de una forma perfecta y cabal (Qohélet/Eclesiastés 3:11) y, por si fuera poco, todo ello en un plazo de siete días,[2] un periodo de tiempo igualmente bueno y hermoso.[3]

Por tanto, como decíamos al empezar, cuando se estudia el texto en hebreo es cuando realmente se puede apreciar toda su riqueza. Y esto es lo que continuaremos haciendo, si el Eterno lo permite, con las palabras de este primer verso. Concretamente con las cinco palabras que debemos conocer sin excepción.

La primera de ellas es Bereshit (בראשית bræshyt), una palabra compuesta de Bet b), una contracción de bayit, que gramaticalmente actúa como preposición y en este verso suele traducirse por en: “En el[4] principio…”, y reshit (ראשית ræshyt), que suele traducirse por principio: “En el principio…”, aunque, como veremos, tiene muchos otros significados.

Luego le sigue bara, (ברא bræ) que se traduce por crear: “En el principio creó…”. No obstante hay distintas formas de crear, y trataremos con cuál de ellas es la que aplica en este caso.

También estudiaremos el sustantivo Elohim (אלהים  ælhym), cuya traducción habitual es Dios: “En el principio creó Dios…”, y descubriremos sus posibles variantes, tomando como referencia la definición del Dr. José Manuel González Campa: “uno en el que hay varios”.

Y por último descubriremos el sentido gramatical, pero también espiritual, de la partícula et (את æt), la palabra central de este primer verso, así como del evangelio de nuestro Mesías Yehoshúa/Jesús de Nazaret.

De modo que, como resumen, estas son las cinco palabras que debemos conocer[5] de Bereshit 1:1 y los temas que trataremos con cada una:

Bet, la primera letra de Bereshit.

Reshit, el propósito de la creación.

Bara, ¿creatio ex nihilo?

Elohim, el Creador revelado en Bereshit.

Et, el Mesías en el principio.

Bienvenido al origen.

Siguiente >


NOTAS:

[1] Para estos y otros secretos revelados en Bereshit/Génesis 1:1 véase el artículo «Verdades codificadas en Bereshit».

[2] Para más información sobre la presencia del número siete en este verso véase este excelente artículo en Bible Believers.

[3] La valoración de Elohim aparece varias veces en el relato de la creación mediante la expresión “y vio Dios que era bueno”. La palabra bueno en hebreo es tob (טוב tvb) y significa tanto bueno, como hermoso, e incluso se puede traducir por fiesta o festivo. Así pues no es de extrañar que el autor de Qohélet/Eclesiastés verse que todo lo hizo hermoso, usando la palabra yafeh (יפה yph) probablemente como sinónimo de tob, ya que también puede traducirse por bueno.

[4] En el texto hebreo “en el principio…” es sólo una palabra, bereshit (בראשית bræshyt), y carece del artículo “el” que suele versarse en las traducciones hispanas, como también de otros idiomas. Luego, si nos sujetáramos a una traducción absolutamente literal tendríamos que leer “En principio…” sin el artículo, en lugar de “En el principio…”.

[5] Las palabras ha’shamayim (השמים  hshmym) y ha’aretz (הארץ  hærtz) que se traducen por «los Cielos y la Tierra» serán analizados debidamente al llegar al segundo y tercer día de la creación respectivamente. Ya que fue durante esos días cuando Elohim creó lo uno y lo otro.

Deja un comentario